16 diciembre 2013

MODELOS DE SESIONES DE MUSICOTERAPIA


En esta entrada del blog, repasaremos lo que podría ser el modelo de una sesión de Musicoterapia con personas con diversos trastornos.



Musicoterapia para personas con discapacidad

1. En una sesión grupal, en primer lugar, el terapeuta debe saludar y mostrar afecto a todos los pacientes, uno por uno y a través de un breve diálogo verbal preguntarles cómo están.

2. Posteriormente, se les propone jugar al juego de pelota "toma-dame" en el cual deben lanzar o hacer rodar una pelota de un paciente a otro al ritmo de la música. Lo harán al ritmo de Pequeña Serenata Nocturna de Mozart.


3. Después, realizarán un diálogo musical libre. Cada paciente contará con un instrumento (a poder ser con sonidos de altura definida) y, por turnos, irán inventando motivos musicales a modo de preguntas y respuestas.

4. A continuación, comenzará la sesión de canto, en la que cada día el terapeuta enseñará una canción al grupo. En función de las capacidades musicales de los pacientes, estas canciones podrán ser a una o a dos voces. Asimismo, se admitirán propuestas de canciones por parte de los pacientes.

5. Momento de danzaterapia libre: expresión corporal libre con La primavera de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi. El terapeuta puede jugar con los pacientes a que, cuando pare la música, los pacientes deben cesar todo  movimiento, fomentando así su capacidad de concentración y creando momentos de diversión.

6. A la hora de la despedida, el terapeuta debe ser breve pero muy cariñoso con todos los pacientes.


Musicoterapia para personas con retraso mental
 1. Para comenzar, se les da la bienvenida a los pacientes, preguntándoles cómo están e invitándoles a que cuenten algo que les haya pasado recientemente. Cada paciente, además, debe tener un motivo melódico con las sílabas de su nombre.  

Se les saludará utilizando su motivo melódico y se les invitará a que lo toquen en el xilófono. Posteriormente, el terapeuta tocará los motivos uno por uno en el piano y los pacientes tendrán que averiguar a qué paciente corresponde.


2. En cada sesión, procederemos a la identificar temporalmente la fecha y la estación del año en que nos encontramos. En otoño, les invitamos a jugar a ser árboles que se mueven debido al viento y a los que se les caen las hojas. Se trata en realidad de un ejercicio de expresión dirigido y lo realizaremos con música grabada, con Otoño de Las estaciones de Glazunov.

3. A continuación, realizaremos un viaje musical a Persia. En primer lugar, preguntaremos a los pacientes, en qué medio de transporte quieren desplazarse hasta allí y escenificaremos el viaje. Posteriormente visualizarán imágenes de la antigua Persia y el terapeuta les narrará algún relato de su historia. Para finalizar esta actividad, con la música de Un mercado persa de Ketelbey se le pedirá a los pacientes que improvisen una coreografía en grupo.


4. Para contrarrestar el esfuerzo intelectual de la actividad anterior, se les invitará a modelar con plastilina con música de fondo (El príncipe Igor de Borodin) con el fin de relajarlos.

5. Para despedirse del grupo, se cantará una canción a tal efecto compuesta por ellos o por el mismo terapeuta, ya que debe ser una canción personal con la que los pacientes se sientan identificados y especiales.

Los materiales que necesitamos para una sesión de Musicoterapia con pacientes con retraso mental son instrumentos musicales (piano y percusión), discos con todo tipo de música, material para realizar actividades plásticas (dibujo, plastilina, fichas) e imágenes de diversos lugares del mundo para realizar viajes musicales.



Musicoterapia para personas con autismo

1. En primer lugar, el terapeuta debe mostrar afecto al paciente a través de un breve diálogo verbal en el que le da la bienvenida y le pregunta cómo está.

2. Posteriormente, se le hace dibujar con Aria de la Suite n. 3 de Bach como música de fondo para analizar cuál es su estado de ánimo.



3. Después, una vez descubierto a través del dibujo cómo se siente el paciente en esa sesión, se le permitirá expresarse para que exteriorice sus sentimientos. Se le pedirá que toque un instrumento musical y el terapeuta imitará todo lo que haga.

4. A continuación, se realizará un ejercicio que siga la terapia del asombro, por ejemplo, jugar a sonido-silencio. Le pediremos que se tape los oídos y compruebe la diferencia entre escuchar y no escuchar.

5. Momento de danzaterapia libre: expresión corporal libre con La primavera de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi.

6. La siguiente actividad será poner al paciente en relación con el medio: es otoño, por lo que le mostraremos hojas secas caídas de los árboles, frutos típicos del otoño (castañas, bellotas...) y se le pide que juegue a tocarlos y dibujarlos con la música El Otoño de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi.


7. A la hora de la despedida, el terapeuta debe ser breve pero cariñoso (sin contacto físico a menos que sea el paciente el que así lo decida).

Los materiales que necesitamos para una sesión de Musicoterapia con pacientes con autismo son instrumentos musicales (piano y percusión), discos con todo tipo de música, material para realizar actividades plásticas (dibujo, plastilina, fichas) y elementos característicos de la época del año en que nos encontremos (hojas secas en otoño, flores en primavera, etc.)



Musicoterapia para personas con esquizofrenia

1. La sesión con el paciente esquizofrénico debe estar caracterizada por la completa libertad del paciente, sin que el terapeuta imponga nunca nada. Tampoco le mostrará su afecto de forma inmediata, sino que tendrá que ser lenta y progresivamente. Por lo tanto, al comienzo de la sesión saludaremos al paciente de la manera más natural posible y le preguntaremos qué desea hacer ese día.

2. Le propondremos dibujar con Claro de Luna de Debussy como música de fondo para analizar cuál es su estado de ánimo.

3. Después, realizaremos un viaje musical a América, con la música del Largo de la Sinfonía n. 9 de A. Dvorak, y le explicaremos brevemente el descubrimiento de América.



4. Momento de danzaterapia libre, para contrarrestar el trabajo intelectual realizado anteriormente. Instamos al paciente a danzar libremente con La primavera de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi.

5. La siguiente actividad será recreativa. Plantearemos un juego musical consistente en la narración de un cuento con dos títeres (uno para el paciente y otro para el terapeuta). Lo realizaremos con música de fondo (Música acuática de Haendel) y sin ningún tipo de guión, el terapeuta podrá dar unas pautas iniciales pero dejará toda la iniciativa de la historia al paciente, que deberá emplear toda su creatividad para inventar el cuento.

6. Antes de finalizar la sesión, relajaremos al paciente con una música sedante (2º movimiento del Concierto para Clarinete de Mozart). Si el paciente no desea tumbarse (que sería lo ideal), puede escuchar la música sentado o en la posición que lo desee.

7. A la hora de la despedida, el terapeuta debe ser breve pero cariñoso (sin contacto físico a menos que sea el paciente el que así lo decida).




Musicoterapia para personas con estados de ansiedad

1. Colocamos al paciente tumbado boca arriba y, por el principio de ISO, le pedimos que escoja una música que conecte con su estado de ánimo. Le pedimos que relaje los músculos y cierre los ojos si lo desea. Debemos parar cuando el paciente lo pida. Ejemplo: el paciente escoge Adagio de Albinoni.



2. Colocamos al paciente sentado, la música la elige el terapeuta, debe ser un poco más estimulante que la anterior, pero no demasiado, debe seguir en la línea del estado de ánimo del paciente. Ejemplo: el terapeuta escoge Pavana para una infanta difunta de Ravel.

3. De rodillas, vuelve a elegir el paciente la música con la condición de que tiene que mover las extremidades superiores (dedos, manos, brazos, hombros y cabeza) como ejercicio de expresión corporal.

4. Ahora de pie, la música la elige el terapeuta. Si el paciente escogió anteriormente de nuevo una música depresiva, el terapeuta escogerá una parecida pero un poco más alegre. Ejemplo: el paciente escogió 2º movimiento de la Sinfonía n. 3 "Eroica" de Beethoven; el terapeuta escoge 2ª movimiento de la Sinfonía n. 5 de Beethoven.
Si el paciente escogió algo alegre y estimulante, el terapeuta podrá escoger algo muy vivificante. Ahora se le pide al paciente que dance a lo largo de la sala expresando corporalmente lo que la música le provoque. Ejemplo: el paciente escogió Aria de la Suite n. 3 de Bach; el terapeuta escoge La primavera de Las cuatro estaciones de Vivaldi.

Los materiales que necesitamos para una sesión de Musicoterapia con pacientes con ansiedad son instrumentos musicales (piano y percusión) y discos con todo tipo de música, material para realizar actividades plásticas.

Musicoterapia para personas con anorexia y bulimia

La sesión de Musicoterapia para personas con anorexia y bulimia será grupal y estará estructurada de la siguiente manera:

1. En primer lugar, se saluda rápidamente a los pacientes uno por uno sin hacer preguntas sobre su estado emocional para no condicionar su actitud durante el resto de la sesión.

2. Organizaremos una gran improvisación grupal dividida en dos fases:
Improvisación corporal: el terapeuta propondrá un motivo rítmico con   percusión corporal, es decir, golpeando partes de su cuerpo. El motivo base lo  repetirá todo el grupo y, sobre él, cada paciente, uno por uno, irá improvisando.
Diálogo musical: la segunda parte de este ejercicio consistirá en que cada paciente escoja el instrumento que desee y comiencen a "dialogar" libremente unos con otros a través de intercambios de frases  musicales.

3. Normalmente, los pacientes aquejados de anorexia y bulimia suelen ser jóvenes, por lo tanto, una actividad a desarrollar en las distintas sesiones será la de crear un grupo musical. Cada paciente se ocupará de un instrumento y, entre todos, interpretarán canciones adaptadas a su nivel musical. El musicoterapeuta tendrá que haber enseñado previamente a los pacientes algunos conceptos musicales básicos para leer partituras y tocar los instrumentos.

4. Para terminar, la relajación es una parte muy importante de la terapia con este tipo de pacientes. Les pediremos que se tumben boca arriba o, en su defecto, que escojan una posición cómoda en el suelo. Controlaremos su respiración con la música de fondo del Segundo movimiento del Concierto para Clarinete de Mozart.



Estos modelos de sesiones de Musicoterapia se basan en los conocimientos adquiridos tras el estudio de diversos libros sobre la materia, entre los cuales destaco los de la Dra. Serafina Poch Blasco y los del Prof. Rolando Benenzón
Libros de Serafina Poch Blasco 
Libros de Rolando Benenzón 

A continuación, adjunto uno de los trabajos realizados por la Dra. Serafina Poch
Importancia de la Musicoterapia en el Área Emocional del Ser Humano (PDF) 

No hay comentarios: