14 noviembre 2011

Entrevista a María Victoria Sánchez (directora de orquesta venezolana)


Últimamente, en el mundo de la música, hay algunos nombres que resuenan más que otros en el mundo de las promesas de la dirección de orquesta. Me refiero a la popularidad cosechada por el Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela, que está dando a conocer a jóvenes directores a lo largo y ancho del globo. Decidida a descifrar el secreto de su éxito, me hago las siguientes preguntas: ¿cómo lo hacen? ¿por qué ellos? ¿a qué se debe que los directores europeos reflejemos nuestra sana envidia en el mar que separa nuestras tierras?
Para comenzar este acercamiento al funcionamiento de su método, que hasta ahora ha demostrado con creces su fiabilidad, me dispongo a entrevistar a la joven directora y pianista María Victoria Sánchez. Desde hace un tiempo, nos conocemos a través de las redes sociales, lo que me permite seguir sus pasos en el mundo de la música. Además de la gran cantidad de conciertos y orquestas que lleva a sus espaldas, su gira por Korea y China me ha dado el empujoncito que necesitaba para ponerme en contacto con ella y hacerle la inevitable pregunta: ¿cómo lo haces?
1. En primer lugar, quiero conocer tus raíces, lo que te llevó a escoger la música como tu profesión, ¿cuándo y cómo decidiste que querías dedicarte a la dirección de orquesta?
La Dirección de Orquesta es algo reciente en mi vida, hace aproximadamente tres años, comencé a estudiarla, ejercerla y me enamoré completamente de ella, pero desde niña he estado haciendo estudios formales de música porque siempre me gustó. A los 6 años, aprendí teoría y solfeo, comencé a estudiar Cuatro (instrumento típico venezolano), también hacía práctica coral, luego ingresé al Conservatorio de Música Simón Bolívar de Venezuela en el que elegí el Piano como instrumento principal y donde además tuve la oportunidad de participar en innumerables agrupaciones de música vocal, música de cámara, orquestas típicas venezolanas, entre otras. Posteriormente conocí a mi Maestro de Dirección, Eduardo Marturet, con quien he tenido una etapa de ardua formación académica y espiritual.


2. Pero decidir que queremos dedicarnos a algo en la vida no es suficiente, hay que transformarlo en realidad y no todo el mundo tiene la opción, ¿cómo llegó tu primera oportunidad de dirigir?
Fue bien particular, tardíamente me llegó una noticia acerca de un curso de Dirección coordinado por el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela que se haría en una ciudad que queda aproximadamente a doce horas de Caracas, la capital donde resido. El curso era con un Maestro Coreano llamado Sung Kwak. Yo jamás había dirigido una orquesta, sin embargo, ya venía estudiando para ello desde hace un tiempo. En un principio, las personas a quienes les pedí información acerca del curso siempre me daban una respuesta negativa, por ejemplo, ya es muy tarde para ir (sólo faltaba un día para que comenzara), eres muy joven, en el curso no se aceptan mujeres, etc. Pero una noche, al salir de uno de los conciertos de los muchachos de la Sinfónica Simón Bolívar, me conseguí con el Maestro José Antonio Abreu, a quien solamente le dije que deseaba ir al Curso de Dirección del Maestro Kwak; él inmediatamente me puso en contacto con la coordinadora general del curso. Al día siguiente yo estaba lista,  en el aeropuerto con todo el material necesario para asistir a las clases. 
La orquesta que tuve el honor de dirigir por primera vez en ese curso fue la Sinfónica de la Juventud Zuliana Rafael Urdaneta, que recientemente tuvo una exitosa gira por Italia.


3. Tengo entendido que el Sistema de Orquestas cuenta con un amplio número de agrupaciones musicales que constituyen una excelente oferta para los directores pero ¿cómo llega un joven venezolano a convertirse en director de orquesta?
Hay tantas orquestas y agrupaciones, que todos los directores y directoras tenemos la oportunidad de participar en cualquiera de ellas, incluso de crear orquestas, ensambles y agrupaciones nuevas. Nuestro Sistema de Orquestas cuenta ya con 400.000 niños y jóvenes de todo el país que están haciendo música ahora, sólo tienes que prepararte profundamente e involucrarte, participar. 
Cada una de las personas que elige la Dirección Orquestal como carrera, tiene aquí un amplio acceso a su instrumento, la Orquesta.


4. En España, la carrera para obtener el título superior de dirección de orquesta (o de composición o alguna especialidad instrumental) es de 14 años: 4 de instrumento en grado elemental, otros 6 también de instrumento en grado medio y finalmente 4 de grado superior de la especialización. ¿En qué consisten los estudios de música en Venezuela?
Como mencioné anteriormente, nuestra escuela es la Orquesta, en la que por lo general participamos activamente desde niños. Aún así, contamos con Universidades y Conservatorios donde la carrera puede durar de 5 a 8 años o más, dependiendo del grado al que opte el alumno.


5. A pesar de la complejidad y la duración de la carrera de música en España (es la más larga que existe), se producen casos lamentables de "enchufismos". Esto quiere decir que a menudo, sobre todo en disciplinas tan "ambiguas" como la dirección de orquesta (debido a que la batuta no suena y "cualquiera puede dirigir") los verdaderos directores somos meros espectadores de un mundo en el que reina la mafia, en el que si careces de apoyo político o institucional, raramente lograrás subirte a la tarima de una buena orquesta (aunque tu formación y tu currículum te habiliten de sobra para ello). ¿Realmente se valora el título obtenido en el conservatorio para ser músico profesional en Venezuela?
Si. Sobre esto debo decir que en Venezuela, la Música, en principio es un medio de rescate del individuo que vive en la pobreza. Desde el primer momento en que uno de nuestros niños agarra un instrumento y comienza a tocarlo, a conocerlo, se están creando profundos valores no sólo en él, sino en quienes lo rodean, su grupo familiar, sus vecinos, sus compañeros de clase. Estos valores quedan arraigados en cada uno de ellos. La disciplina, el respeto, el amor, es lo que nos ha llevado a los altos niveles de excelencia artística y calidez humana con las que interpretamos cada una de las obras y para mi, eso está por encima de cualquier título. Es la vivencia de un mensaje positivo que no conoce fronteras, que no juzga sino que transforma para bien a la humanidad.


6. Como ves, el panorama para los jóvenes directores de orquesta en España es bastante deprimente, de hecho, ni siquiera sé si existe alguno con una proyección equivalente a la vuestra, no porque estemos peor preparados, sino porque no contamos con posibilidades reales de dirigir. En el caso desesperado de que nos cansáramos de esta situación y quisiéramos emigrar a otro país, ¿qué posibilidades tiene un director de orquesta extranjero en el Sistema de Orquestas de Venezuela?
Ya ha nacido el Sistema Mundial de Orquestas Juveniles e Infantiles, aquí hemos tenido la oportunidad de compartir con muchísimos jóvenes de América, Asia y Europa que han pasado una temporada junto a nosotros aprendiendo, formándose y estudiando para promover en sus países esta gran obra. Para ellos no es fácil estar aquí, porque nuestro sistema es un proyecto en principio de tipo social,  la excelencia musical se logra a medida en que se va formando una orquesta y ese es un proceso profundamente complicado que requiere, entre otras cosas, muchos años. Sin embargo, siempre han tenido las puertas abiertas para venir con nosotros, participar en ensayos, conocer los núcleos, compartir ideas.

Muchísimas gracias, María Victoria. Te auguro muchos éxitos en el futuro, ya que tu presente está colmado de ellos.
Espero que, después de todo lo que nos ha desvelado esta joven directora, reflexionemos un poco sobre lo que sucede en nuestro país, que, desgraciadamente, sigue a la cola a la hora de promocionar a jóvenes y verdaderos talentos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Felicidades por la entrevista.