19 junio 2010

Armonía para principiantes

De mi experiencia como profesora de armonía y el resultado obtenido en mis alumnos, puedo elaborar una serie de consejos para los que comienzan en este arduo mundo.
  1. LAS TRES REGLAS PRINCIPALES: Para facilitar la realización de los ejercicios de armonía por parte de los alumnos, he llegado a tres conclusiones principales, que son las que todo alumno debe aprender y que le permitirán realizar un ejercicio prácticamente perfecto:
    • La SENSIBLE SIEMPRE debe ir a la TÓNICA
    • Mantener NOTAS COMUNES
    • Movimiento CONTRARIO al BAJO

      Todo el que comience a estudiar armonía y siga estas tres reglas, muy dicícilmente cometerá faltas.
      Cuando se incluye el acorde de séptima de dominante, al primer punto se le añade que la SÉPTIMA del acorde DEBE RESOLVER DESCENDENTEMENTE.
  2. DISPOSICIÓN DE COMIENZO: La disposición más aconsejada para comenzar un ejercicio de armonía es la de 3, 5, 8; es decir, la tercera en el soprano, la quinta en el contralo y la octava en el tenor. Si nos encontramos en la tonalidad de Do Mayor y el primer acorde es el de tónica, el acorde nos quedaría de la siguiente forma: Do en el bajo (el acorde está en estado fundamental), Do en el tenor, Sol en el contralto y Mi en el soprano. Hay que tener en cuenta la separación entre las voces, que entre tenor y bajo puede ser de dos octavas mientras que entre el resto de voces SÓLO de una OCTAVA. Por ello, es conveniente comenzar en una disposición en la que el tenor y el bajo estén más separados que el resto de las voces.
  3. DUPLICACIONES: Al comienzo del estudio de la armonía, el alumno sólo utilizará acordes tríadas, por lo que siempre deberá duplicar una nota, encontrándose ante el dilema de qué nota duplicar y por qué:
    • Duplicación de la FUNDAMENTAL: Siempre se duplica la fundamental excepto en los siguientes casos:
      • En el VII grado, ya que la fundamental coincide con la SENSIBLE y ésta NUNCA se puede DUPLICAR. En este caso se duplica la tercera del acorde.
      • En el enlace V-VI se duplica la tercera en el segundo acorde.
    • Se pueden duplicar otras notas en los siguientes casos:
      • Los grados tonales (I, IV y V) se pueden duplicar siempre, aunque no se correspondan con la fundamental del acorde.
      • La quinta no se suele duplicar, pero si se da el caso de que se mantenga del acorde anterior, entonces sí se puede duplicar (y si además se trata de uno de los grados tonales, mejor).
    • A veces no hay que duplicar, sino triplicar una nota, que en este caso siempre será la fundamental. Esto sólo sucede en casos muy concretos, como en el enlace entre la séptima de dominante y la tónica, ambos en estado fundamental. En acordes tríadas, puede recurrirse a la triplicación de la fundamental en ciertas cadencias, V-I, triplicándose la fundamental en el segundo acorde, es decir, triplicando la tónica.

1 comentario:

Nat dijo...

Cuando era pequeña empecé a tocar el piano pero luego lo dejé ahora de vez en cuando lo toqueteo y me gusta mucho la música en general. Este entrada me ha resultado muy interesante. Te encontré a través de la blogoteca

suerte