30 enero 2010

EL ARTE CONTEMPORÁNEO

INTRODUCCIÓN

Para hablar del arte contemporáneo hemos de remontarnos al s. XIX, época de revoluciones y nuevas expectativas. No quiere decir que el arte contemporáneo naciese de la evolución de dicho siglo, sino de la ruptura con éste, debido a las revoluciones de 1848. Mallarmé, Munch o Nietzsche son ejemplos de este cambio en el arte, que era el reflejo de lo que ocurría en la sociedad.

Estas rupturas, hacen que aparezcan las vanguardias, propias del arte del s. XX, que son la culminación de la Ilustración (las vanguardias aparecen en contraposición a ésta).

La crisis civilizatoria producida por la ola revolucionaria que agita Europa se traduce en el pensamiento de Marx. El proletariado pasa a un primer plano y esta clase se convierte en un nuevo recurso para los artistas, pudiendo observarse en obras de Zola, Galdós, Baroja, Van Gogh... La voz del pueblo habla al pueblo.





I: EL REALISMO: Reacción ante el fracaso de las revoluciones de 1848



A partir del año 1848, el romanticismo quedó obsoleto. Reflejar la realidad se convirtió en el principal foco de atención para los artistas. Esto se por diversos factores, entre ellos el cientifismo. El hombre confía en la ciencia y en los avances que ésta permite hacer. Gracias a estos avances técnicos el ser humano puede gobernar la naturaleza. En el arte, esto se traduce en el abandono de los temas propios del romanticismo (mitología, evocación histórica) sustituyéndose éstos por escenas cotidianas del campo o de la vida de los burgueses.

• Pintura

1. Courbet

2. Millet (Hombre con la azada)

3. Daumier



• Literatura

1. Balzac: Comédie humaine

2. Flaubert: Madame Bovary: moeurs de provinces (inspirada en un hecho real), La educación sentimental (temas cotidianos, modelo de novela naturalista porque sitúa a los personajes como humanos, sin heroicidades). Fue condenado por sus publicaciones.

Éstos dos autores influyeron en el movimiento conocido como naturalismo, representado por Goncourt, Zola y Maupassant.

3. Dickens: no encaja del todo en este movimiento porque se dejó condicionar demasiado por el público, y se acercó más a la novela costumbrista.

4. Autores rusos: Gógol (Almas muertas, retrato de la sociedad rusa), Dostoievski (retrata excepcionalmente el alma del ser humano. Escribió Crimen y castigo y Los hermanos Karamazov), Turguéniev, Tolstói (Guerra y Paz), Chéjov, Goncharov...

5. Benito Pérez Galdós: se observan en él diversos estilos:

 Realismo en sus primeras obras (La Fontana de Oro y El audaz).

 Naturalismo (La desheredada, Tormento, Fortunata y Jacinta y, la más importante, Misericordia).

 Naturalismo irónico (El amigo Manso).

 Espiritualismo (Nazarín y Halma).

6. Leopoldo Alas Clarín: La Regenta

7. Verga (Italia): Los Malasangre (describe el hundimiento de un familia siciliana).

8. Eça de Quierós (Portugal): El primo Basilio (influencia de Madame Bovary).

9. Baudelaire (poesía): fue un revolucionario, rechazaba la sociedad de Luis Napoleón. Tuvo influencias de Edag Allan Poe. Fue condenado por el mismo fiscal que condenó a Flaubert. Escribió Las flores del mal, obra en la que crea un mundo nuevo de expresión con lenguaje y temática cotidianos.

La crítica y las academias observaron en el realismo un peligro porque alteraba el orden social establecido. Pero este odio, sufrido por la mayoría de artistas enumerados anteriormente, no sería exclusivo del realismo, sino que llegaría a nuevos movimientos como el emergente impresionismo.





II: LA MÚSICA NACIONAL: Entre el Romanticismo y el Postromanticismo



La música nacionalista se da a partir del 1850, influenciada intensamente por el romanticismo. Las principales representantes de este movimiento fueron:

1. Wagner: se propuso crear la auténtica ópera alemana, alejándose de los modelos que la ópera francesa había impuesto y que se ven en algunas de sus obras más importantes, como El buque fantasma, Tannhäuser y Lohengrin.

Wagner pretendía sintetizar la voz, la orquestación y la escenografía con la carga dramática. Para ello se vale de influencias del Sturm und Drang, movimiento iniciado por Goethe, traducido como “tempestad y empuje”, que se caracteriza por la exaltación de los sentimientos. Esto se ve en El anillo del nibelungo y, concretamente, en La muerte de Sigfrido. Sigfrido simboliza la libertad de Alemania, que fue oprimida por la fracasada revolución de 1848.

Los intentos de Wagner de crear este modelo de ópera alemana culminan con Tristán e Isolda y Parsifal.

Wagner, siguiendo lo que ya comenzara Beethoven en su Novena Sinfonía, da a la voz una función sinfónica y poco a poco va introduciendo la disonancia por medio del cromatismo.

2. Verdi: Fue el mayor exponente de ópera italiana de esta época. Utilizaba temas cotidianos (realismo, conseguido a través del simbolismo), melodramáticos y muy nacionalistas en sus obras, de ahí su éxito popular. Sus personajes resaltan sentimientos tales como amor, honor, odio, traición... Destacan Rigoletto, Nabucco, Il trovatore, La Traviata, Un ballo in maschera, La fuerza del destino, Otello y Falstaff (estos dos últimas especialmente dramáticas).

3. Nacionalismo ruso: Glinka fue el fundador, ya que introdujo motivos populares. Esto evolucionó con Mussorgsky, Borodin, Cui, Rimski-Kórsakov, Balakirev (grupo de los cinco), Dargomichski y Tchaikovsky.

4. Nacionalismo bohemio: Smetana (creador), Dvorák y Janácek.

En 1860, Wagner publica La música del porvenir, escrito que lo desvincula de los compositores seguidores de Brahms. En consecuencia, se produjo un enfrentamiento entre el sinfonismo dramático de Wagner y el sinfonismo puro de Brahms. Estas corrientes fueron las más destacables hasta la ruptura con todo lo anterior que hizo Schönberg.





III: EL DESENGAÑO DE LO REAL: El distanciamiento de los artistas



La nueva sociedad burguesa sufrió un rechazo por parte de los artistas, que se refleja en la obra de Flaubert, Madame Bovary, por la crítica que realiza su autor a dicho estamento.

De este distanciamiento surgieron dos corrientes: la de los artistas con compromiso social y la de los que optaban por alejarse definitivamente de esta sociedad. Esto último se ve, por ejemplo, en el hecho de que Rimbaud abandonara la poesía a los diecinueve años, en los viajes de Gauguin, en el suicidio de Van Gogh o en la locura de Nietzsche.





IV: EL NATURALISMO COMO CRÍTICA DE LO EXISTENTE



En 1871 se termina el periodo de revoluciones con la Comuna de París (primera revolución proletaria). Los ideales que venían persiguiéndose desde 1789 llegan a su fin. El pueblo, en cambio, adquiere importancia, y esto influyó en los artistas de diversas formas: Courbet, Corot, Daumier y Manet formaban parte del Comité de la Federación de los Artistas; Verlaine fue el jefe de prensa de la Comuna; Rimbaud era barricadista, grupo al que dedicó algunos poemas.

El realismo tratará de reflejar el distanciamiento del artista con respecto a la burguesía, la realidad. El acercamiento hacia el pueblo será lo que provoque el naturalismo, ya que el pueblo se convierte en el centro de atención. Representantes de ello son Zola, con obras como Germinal, Nana y Lássommoir, y Baroja. Zola fue el que más lejos llegó, habiendo mandado al presidente de la República su carta J´accuse. La publicación de ésta le obligó a exiliarse y con él nació el término intelectual.

El naturalismo en música se ve en Verdi, en sus óperas Otello y Falstaff, en Bizet (su ópera Carmen), en Charpentier, Bruneau, en el verismo italiano y en Bretón y Chapí. Pero la decadencia de este estilo comenzaría con Offenbach y Johann Strauss hijo, que introducirían el irracionalismo en la ópera (acción ilógica y conformismo).





V: EL IMPRESIONISMO: Correlato del naturalismo



El Impresionismo nació en París sobre 1860. Debe su nombre a Impresión, de Monet, cuadro expuesto en el estudio del fotógrafo Nadar en 1874. Manet fue el precursor de este nuevo movimiento con su predilección por el color y la luz, aunque llegó a esto por extremar las posibilidades del realismo. Los principales pintores impresionistas son Monet, Renoir, Degas, Cézanne, Pissarro y Sisley, que mantenían encuentros en el café Guerbois de París. Las características comunes a este grupo de artistas son la naturaleza como tema recurrente en sus cuadros, aunque el tema ya no es lo más importante, siendo el momento y la sensación lo primordial; el color y la luz.



VI: LA DISOLUCIÓN DEL IMPRESIONISMO: Cientifismo y simbolismo



El Impresionismo comenzó a tomar otro camino debido a los avances científicos, sobre todo los relacionados con la luz, que era el elemento más característico de los cuadros impresionistas. Artistas como Seurat, Signac o Luce trataron de sentar bases rigurosamente científicas en el tratamiento de color, dando lugar al puntillismo, en el que se descompone la imagen en pequeños puntos. El Impresionismo como corriente asistió a su disolución en 1886.

Este interés de los artistas por la técnica y el cientifismo, que se reflejaba en sus obras, tenía su explicación en la aparición de la fotografía y se pretendía que la pintura fuera capaz de emularla. Pero no todos los pintores siguieron esto. Van Gogh sostenía que “la razón es enemiga del arte” y estaba en contra de que la pintura tuviera que seguir las leyes científicas.

Además del puntillismo, nació un movimiento contrario a él, el simbolismo. El principal representante de este estilo fue el poeta Mallarmé y su obra sirvió de inspiración para el modernismo.

Con respecto a la música, surgieron diversas corrientes:

• Sinfonismo poemático: surge de la orquesta de Wagner y se da en obras de Bruckner, Mahler y Richard Strauss.

• Sinfonismo puro: heredado de Brahms, se ve en Franck y en otros compositores franceses, que recibieron además influencias de la música rusa (Mussorgsky y Rimsky-Kórsakov). Éstos dan lugar al Impresionismo musical.

Las principales características del Impresionismo musical son la importancia de la disonancia como elemento para dar color (en contraposición con el expresionismo vienés, que huyó de este tipo de disonancia) y la disolución de la tonalidad (así como el trazo se disolvía en pintura). Los principales impresionistas fueron Debussy (con Pelléas et Mélisande) y Ravel (con La Valse).





VII: LA RUPTURA DEL LENGUAJE EN LA POESÍA: Verlaine y Rimbaud



En poesía se abandona la claridad de Baudelaire y se distorsiona el lenguaje. Los principales artífices de esto fueron:

1. Verlaine: fue el precursor del simbolismo con su obra Ballade des décadents. Su poesía se caracteriza por la ambigüedad y el rechazo de formalismos.

2. Rimbaud: considerado un mito, desvaría totalmente el lenguaje, llegando a parecer éste un balbuceo. Elimina la razón.

3. Mallarmé: Como Rimbaud, desecha cualquier racionalismo. Llega a la conclusión de que el lenguaje no es capaz de expresar como la sociedad lo había impuesto, es decir, racionalmente. Mallarmé tiene puntos en común con la filosofía de Nietzsche.

VIII: LA RENOVACIÓN DE LAS TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS




La evolución de la técnica tuvo su impacto en diversas disciplinas, como por ejemplo, la arquitectura. Surgió un nuevo estilo, denominado arquitectura del hierro. La obra que dio origen a este estilo se pudo ver en la Exposición Universal de Londres en 1851 y fue realizada por J. Paxton: Crystal Palace. Precisamente fue en las exposiciones universales, además de en las estaciones de tren, donde encontramos las construcciones representativas de este estilo.

La arquitectura del hierro se basa en la utilización de nuevos materiales como el hierro, el cemento y el vidrio. Consiguió tres importantes logros:

1. Configuración dinámica del espacio.

2. Unión de espacio interior y exterior.

3. Volumetría liviana y transparente.

Las obras más importantes de este estilo son las galerías Vittorio Emanuele en Milán, de G. Mengoni, el salón de la Biblioteca Nacional de París, de H. Labrouste, y, sobre todo, la torre Eiffel, construida para la Exposición Universal de París de 1889. Ésta se convirtió en el símbolo de la ciudad al superar a las torres de Notre Dame y a la cúpula de los Invalides.



Además de la arquitectura del hierro hay que destacar la arquitectura modernista, cuyo máximo representante es Gaudí. Con la arquitectura modernista la arquitectura se convierte en escultura, buscando modificar el espacio. Las obras más importantes están en Barcelona y son las casa Batlló y Milá de Gaudí.





IX: VAN GOGH: LA TRANSICIÓN HACIA EL EXPRESIONISMO



Van Gogh, en sus comienzos, fue realista, ya que convivía con trabajadores y en sus pinturas reflejaba esa sociedad que le rodeaba. Pero, por su tratamiento del color, fue más allá del realismo. Incluso sobrepasa los límites del impresionismo encaminándose al expresionismo.

Van Gogh no pretendía expresar sólo la realidad superficial, sino penetrar en la “profunda y verdadera realidad”. Y lo consiguió mediante el color.

Viajó a París en 1886 pero el impresionismo ya había desaparecido. Sufrió un profundo desengaño por la situación parisina. Aún así supo aprovechar la influencia de Gauguin, que se había desvinculado de los impresionistas.

Además de Van Gogh, los poetas Mallarmé y Rimbaud también presentan este cambio de mentalidad que se dio en el cambio de siglo, del que surgirían las vanguardias.







X: ENSOR Y MUNCH



1. James Ensor (belga): ambos artistas comenzaron en el realismo con influencia de Courbet. Ensor comenzó pintando escenas sociales de trabajadores, como Van Gogh. Poco a poco empezó a distorsionar su visión de la realidad hasta llegar a la culminación con la Entrada de Cristo en Bruselas (1888). En esta obra llega a la expresión extrema.

2. Edvard Munch (noruego): en sus inicios tuvo influencia del realismo naturalista (C. Krohg y H. Heyerbdahl). Asistía a las tertulias del Café del Gran Hotel de Oslo y allí criticaba los principios de Ibsen aunque estaba de acuerdo con ellos en la afirmación de una decadencia de la sociedad que había llevado al ser humano a vivir en medio de un vacío de horror.

Viajó a París y allí, aunque admiró el color de Van Gogh, Gauguin y Toulouse-Lautrec, oscureció su paleta haciendo que las figuras humanas que pintaba se parecieran a los fantasmas descritos por Poe. La obra culmen de Munch fue El grito (1893).

Por su visión pesimista de la realidad se hizo amigo de A. Strindberg, escritor que llegó al nihilismo.





XI: EL DECADENTISMO: LA NOSTALGIA COMO NEGACIÓN DE LO REAL



El decadentismo tiene como objeto abandonarse a la nostalgia como medio para negar la situación real, ya que la sociedad de esta época está en plena decadencia, se la considera “mortecina”. El ejemplo de esto en el arte se ve en la obra de Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray, otros escritores como S. George (Alemania), Swinburne (Gran Bretaña), Sologub y Z. Gippius (Rusia) o en pintores como Rops, Rosetti, Hugues, Sartorio y Millais. El irracionalismo ya no está de moda, como se puede comprobar en la pintura de G. Moreau y en la obra A rebours J.K. Huysmans. De este decadentismo parte Marinetti para iniciar el futurismo.



A la vez que el decadentismo se desarrolló otro movimiento con una visión más positiva de la realidad, basado en el irracionalismo. Sus representantes son M. Barrés y G. D´annunzio. A esta corriente hay que unirle la figura de Nietzsche, cuyas obras, en concreto la teoría del superhombre, fueron admiradas por los seguidores de este movimiento.





XII: LA MUERTE DE LA MODERNIDAD EN EL PENSAMIENTO DE NIETZSCHE



A finales del s. XIX cabe destacar el positivismo y su culto al progreso como una línea importante de pensamiento. La personalidad más influyente dentro de esta corriente fue A. Comte con su obra Discurso sobre el espíritu positivo. En ella se opone al pensamiento de Marx (Tesis sobre Feuerbach).

Otra figura importante en este periodo es la del anteriormente nombrado Nietzsche. Debido a la crisis que se estaba produciendo al final del siglo, emprendió una crítica hacia diversos aspectos. Comenzó partiendo del papel del lenguaje en el conocimiento, cómo la sociedad puede llegar a estar tan limitada por el lenguaje. Apoya la razón frente a lo dramático, hecho que se ve en su obra El nacimiento de la tragedia. Su estilo aforístico se ve en Humano, demasiado humano, Aurora y La gaya ciencia. A esta última pertenece la famosa frase “Dios ha muerto”. Ésta proclama la muerte del hombre moderno debido a la influencia de la racionalidad. Además, emprende una dura crítica en contra del cristianismo. Sus obras más importantes son Así hablaba Zaratustra y Más allá del bien y del mal.



A Nietzsche podemos relacionarlo con otras personalidades del mundo del arte como Mallarmé y Schönberg así como el dadaísmo.





XIII: EL EXPRESIONISMO: LA REACCIÓN ANTIPOSITIVISTA



El expresionismo encuentra sus raíces en la oposición al naturalismo y al impresionismo. Para estas corrientes, la realidad debe ser contemplada desde fuera, mientras que el expresionismo sostiene que hay que profundizar en los sentimientos del ser humano y deformar dicha realidad. Los expresionistas (influenciados por Van Gogh, Ensor, Munch y Gauguin, entre otros) no compartían la felicidad constante que caracterizaba a impresionistas, tenían más bien fijación por el horror y perseguían aflorar el malestar acumulado en la sociedad.

Esta ruptura con el naturalismo se da en el momento en que predomina el simbolismo y se abandona la simetría que se venía dando desde el Renacimiento. Esto se ve en la obra de los expresionistas (Kandinsky) pero también en autores como los ya citados Gauguin y Munch, así como en Toulouse-Lautrec, Holder, Picasso y Modigliani.

Dentro del expresionismo podemos destacar el fauvismo, disciplina que aboga por la expresión de la violencia de las emociones. Destacan Matisse, Braque, Vlaminck, Derain y Rouault.

• Expresionismo en Alemania: Surgió para denunciar la situación de la burguesía que, para ascender socialmente, se adaptó al régimen militarista del Kaiser Guillermo II. El teatro encontró su fuente de inspiración en los siguientes autores:

1. F. Wedekind

2. G. Trakl

3. H. Mann: con su obra El súbdito se rebela contra la sociedad y el régimen de Guillermo II.

Los principales focos de influencia para el expresionismo alemán fueron:

 Pintura: Munch, Van Gogh y Ensor.

 Teatro: A. Strindberg.

 Filosofía y pensamiento: Nietzsche y Freud.

Surgieron dos importantes grupos expresionistas:

 Die Brücke (El puente), 1905: fue el primero y surgió en las reuniones en Dresde (aunque después se trasladó a Berlín) de E. L. Kirchner, F. Bleyl, E. Heckel y K. Schmidt-Rottluff. Después se incorporaron Nolde, Pechstein, O. Müller y Van Dongen, que mantenía contacto también con los fauves

 Der Blaue Reiter (El jinete azul): fue fundado alrededor de 1911 en Munich por Kandinsky y F. Marc. Kandinsky ya presidía la “Nueva asociación de los artistas de Munich”, a la que pertenecían Jawlensky, Kubin, Klee, G. Münter y A. Kanoldt, entre otros. Esta asociación organizó dos exposiciones en 1909 y a la última enviaron obras los fauves y los cubistas Picasso y Braque.

Desapareció con la guerra, en 1914, que además provocó la muerte de algunos de sus componentes. Este grupo inició el camino hacia la abstracción, lo que ejerció gran influencia en todo el arte contemporáneo. Este camino lo emprendió Kandinsky con su obra De lo espiritual en el arte (1911) y desarrolló la abstracción en Pintura como arte puro (1913). Su estética no se basa en omitir estructuras formales, sino en desplazarlas del mundo exterior al color. Esto conlleva a un racionalismo cientifista y enlaza a Kandinsky con Mondrian.

En oposición a Kandinsky encontramos a Klee, que se basa en las “fuerzas creativas de la naturaleza”. El artista debe ser capaz de manifestar estas fuerzas que deben emanar de su interior. Klee se opone al abstraccionismo de Kandinsky, pues para él, arte y naturaleza están completamente relacionados.





XIV: VIENA FIN DE SIECLE: EL ESPACIO DE LA CRISIS



Es en Viena a finales del s. XIX donde se puede apreciar mejor este proceso de crisis:

• Arquitectura: en esta disciplina hay que destacar el proyecto arquitectónico de la Ringstrasse. En él no se puede ver una homogeneidad estilística. La principal figura es la de O. Wagner, que emprendió una renovación de la arquitectura del hierro siguiendo los principios del Secessionismo. Fue el que se opuso a la intención tradicionalista de la Ringstrasse, apostando por la vivienda racionalista.

• Pintura: el máximo representante es Klimt, que se oponía también al racionalismo. Sus pinturas decoraban la universidad, en Ringstrasse. Este artista apuesta por el simbolismo, lo que le relaciona directamente con Freud. Juntos se encaminan al expresionismo.



Las corrientes antisemitas adquirieron protagonismo hasta el punto de que su mayor representante, Lüger, llegó a ser alcalde. El antisemitismo, junto con el nacionalismo y el socialismo, acabaron con el imperio. Se produjo un desplome social, anticipado en obras de Roth como La marcha de Radetzky y La cripta de los capuchinos, que provocó la abolición de los valores que antes se habían admitido. En el arte esto se tradujo en el problema de la imposibilidad del lenguaje. En torno a este problema debemos citar a K. Kraus y su revista Die Fackel, a Hofmannsthal y a Schnitzler. Estos autores advirtieron de los límites del lenguaje para expresar el mundo en el que vivían. Su estilo fusiona narrativa y teatro, así como el monólogo, al que otorgan gran importancia.

En música debemos nombrar dos autores importantes de este fin de siglo vienés:

• Mahler (mezcla de estilos).

• Richard Strauss (postwagnerismo).

Las dos principales corrientes que se daban en Viena eran:

• Partidarios de Wagner: nacionalistas que abogan por que la música vaya al servicio de la historia del país.

• Partidarios de Brahms: se basan en la forma musical propia, sin factores extramusicales. De estos sale Schönberg (aunque tampoco rechaza del todo a Wagner):

 Schönberg: comenzó siendo tonal y expresionista hasta 1909, con su obra Erwartung. Poco a poco fue introduciendo disonancias sin resolución, encaminándose a la atonalidad y a la abstracción musical. Este camino se vio culminado por sus alumnos A. Berg y A. Webern.

Junto a Schönberg, otros que destruyeron el lenguaje fueron Mallarmé (poesía) y Nietzsche (filosofía).



El movimiento dadá se considera el aniquilador del arte. Nació en Zurich en 1916 promovido por T. Tzara como la negación de la razón. Era una época de guerras y la sociedad necesitaba vivir, necesitaba rebelarse, aunque fuera de manera absurda. El dadaísmo huyó de todo racionalismo. Incluso rechazó las vanguardias porque ellas suponían ordenar un estilo de una forma determinada. Para el dadaísmo la obra no tiene valor sino la intención con la que se hace. La obra que refleja mejor esto es el urinario de Duchamp. Éste provocó el fin del arte.





XV: FREUD Y EL PSICOANÁLISIS



Fruto de la crisis de final de siglo en Viena surgió la idea del psicoanálisis de manos de Freud. Con ella pretendía ir en contra de esta decadencia, ya que esta crisis había afectado a la escala de valores y él pretendía reestructurarla por medio de diversas teorías y obras:

• Teoría de las pulsiones: intentó con ella reconstruir la racionalidad y relacionar el inconsciente con el consciente. Sobre todo hizo hincapié en la liberación sexual, pues fomentó la realización de los deseos ocultos. Hofmannsthal y Schnitzler no compartían este punto de vista. Para ellos, el intento de Freud de ordenar el pensamiento humano era antinatural pues creían que el caos es lo natural.

• Teoría de la neurosis: para explicar las causas de la neurosis recurre de nuevo a lo sexual, desechando la idea inicial de que es por causas morales. Trata aspectos de la relación entre padres e hijos. Por ejemplo, en Edipo explica que las agresiones nacen siempre del niño.

• La interpretación de los sueños: en esta obra, de 1900, indaga en los deseos del subconsciente como causa principal de la neurosis.

• Teoría mítica de la civilización: desarrollada en Totem y tabú (1912) como intento de salvar el orden de la moral social.

• Más allá del principio del placer: recupera la idea de la pulsión entre amor y muerte debido a los efectos de la Primera Guerra Mundial.

No hay comentarios: